Bodegas

mapa
mapa2
mapa3
mapa4
mapa5
d-o-ribeira-sacra
El cultivo de la vid se extiende entre el sur de Lugo y el norte de Ourense. Se diferencian cinco subzonas: Amandi, Chantada, Quiroga-Bibei, Ribeiras do Miño y Ribeiras do Sil. El amparo de los ríos aporta un microclima a la zona, que con la orientación sur de las pronunciadas laderas, favorecen la característica maduración que las uvas necesitan para su elaboración. En el valle del Miño los suelos son de origen granítico, con fracciones arenosas y limosas, frescos y permeables; en los valles del Sil son de tipología oriental, con abundancia de arcillas.
d-o-rias-baixas
Se extiende por el oeste de Pontevedra, donde se encuentran las subzonas Val do Salnés, Soutomaior, Condado do Tea y O Rosal, y el sur de A Coruña. Son tierras bajas, con altitud generalmente inferior a 300 m., próximas al mar o asociadas a tramos inferiores de cursos fluviales, lo que condiciona las características climáticas de influencia atlántica que se reflejan en sus vinos. Los suelos son en general de origen granítico y relativamente arenosos, ricos en materia orgánica y normalmente ácidos, son bastante frescos, permeables y profundos, y favorecen una uva de gran finura, elegancia y grato aroma.
d-o-ribeiro
La zona de producción está situada en la parte meridional de Galicia, en el borde noroccidental de la provincia de Ourense, en las confluencias de los valles formados por los ríos Miño, Avia, Arnoia y Barbantiño. Esta denominación es la más antigua de Galicia. Los suelos, en general, son poco arcillosos al ser su origen granítico o esquistoso, son bastante frescos y permeables y de profundidad media.
d-o-valdeorras
Se encuentra en la zona noreste de la provincia de Ourense, regada por el río Sil. La altitud media de los viñedos es de 500 metros sobre el nivel del mar, los suelos son pizarrosos de muy buenas condiciones físicas y adecuada fertilidad. La armonía se encuentra en este clima continental con influencias atlánticas.

 

d-o-monterrei
La zona de producción se extiende a lo largo del valle del río Támega, con una superficie ligeramente inferior a las 700 hectáreas, repartidas entre los municipios de Castrelo do Val, Monterrei, Oímbra y Verín. En esta denominación están presentes tres tipos de suelos: pizarrosos y esquistosos, idóneos durante las épocas de sequía que aportan aromas en los vinos tintos; graníticos y arenosos con ph bajo adecuado para el cultivo de blancos y sedimentarios.
MÉNDEZ-ROJO
El clima, la variedad de suelos, la tradición y el amor por el cuidado de las materias primas, convierten a Galicia en una de las comunidades más ricas en producción de vinos de calidad